Guía del ahorro y eficiencia energética: Eficiencia en la iluminación

La iluminación es un apartado que representa un elevado consumo eléctrico en cualquier tipo de vivienda y el único común a todas ellas. Aun así, dependiendo de su tamaño y del clima de la zona donde está ubicada, este consumo puede oscilar en torno a un 25 %.

Eficiencia energética en la iluminaciónEs por ello que cualquier medida de ahorro energético en iluminación tendrá una repercusión importante en los costes.

Se estima que podrían lograrse reducciones de entre el 20 % y el 85 % en el consumo eléctrico de alumbrado, merced a la utilización de componentes más eficaces, al empleo de sistemas de control y a la integración de la luz natural.

Los elementos básicos de un sistema de alumbrado son:

  • Fuente de luz o lámpara: es el elemento destinado a suministrar la energía lumínica.
  • Luminaria: aparato cuya función principal es distribuir la luz proporcionada por la lámpara.
  • Equipo auxiliar: muchas fuentes de luz no pueden funcionar con conexión directa a la red, y necesitan dispositivos que modifiquen las características de la corriente de manera que sean aptas para su funcionamiento.

Estos tres elementos constituyen la base del alumbrado y de ellos va a depender esencialmente su eficiencia energética.

Para una instalación de alumbrado existe un amplio rango de medidas para reducir el consumo energético, entre las que destacamos las siguientes:

Aprovechamiento de la luz diurna

El uso de la luz diurna tiene un impacto considerable en el aspecto del espacio iluminado, y puede tener implicaciones importantes al nivel de la eficiencia energética. Los ocupantes de un edificio generalmente prefieren un espacio bien iluminado con luz diurna, siempre que se eviten los problemas de deslumbramiento y de calentamiento.

Los principales factores que afectan a la iluminación de un interior, mediante luz diurna, son la profundidad de la habitación, el tamaño y la localización de ventanas y claraboyas, de los vidriados utilizados y de las sombras externas. Estos factores dependen generalmente del diseño original del edificio. Un diseño cuidadoso puede producir un edificio que será más eficiente energéticamente y que tendrá una atmósfera en su interior más agradable.

Hay que tener en cuenta que para un máximo aprovechamiento de la utilización de la luz natural es importante asegurar que la iluminación eléctrica se apaga cuando con la luz diurna se alcanza una iluminación adecuada. Esto se consigue mediante el uso de sistemas de control apropiados, y puede requerir un cierto nivel de automatización.

Es también muy conveniente pintar las superficies de las paredes de colores claros con una buena reflectancia, de forma que se maximice la efectividad de la luz suministrada. Colores claros y brillantes pueden reflejar hasta un 80 % de la luz incidente, mientras que los colores oscuros pueden llegar a reflejar menos de un 10 % de la luz incidente.

Bombillas de bajo consumo

Eficiencia energética en la iluminaciónLas bombillas de bajo consumo están compuestas por lámparas fluorescentes compactas, que aprovecha la tecnología de los conocidos tubos fluorescentes, de forma que se adaptan a la armadura de instalación de una bombilla incandescente. El consumo energético de una bombilla de bajo consumo es considerablemente menor que el de una bombilla incandescente.  La luminosidad de una bombilla de bajo consumo depende de su superficie, de tal manera que se diseñan de forma serpenteante mediante tubos que permiten conseguir mayor superficie en menor espacio.

Las bombillas de bajo consumo además de consumir menos energía, produciendo la misma iluminación que una bombilla incandescente, tienen una vida útil mayor.

Iluminación con LEDS

Eficiencia energética en la iluminaciónUna lámpara LED está compuesta por diodos emisores de luz como fuente luminosa. A causa de la baja intensidad lumínica de cada diodo, para alcanzar unos niveles lumínicos similares a otras lámparas existentes, es necesario agrupar varios diodos, en mayor o menor número, según la intensidad lumínica deseada.

Actualmente las lámparas LED pueden sustituir cualquier tipo de lámpara incandescente, fluorescente y de bajo consumo, presentando sus ventajas entre las que destacan su bajo consumo energético, su alta durabilidad y resistencia a encendidos y apagados continuos.

Sustituciones luminarias

La luminaria es el elemento donde va instalada la lámpara y su función principal es la de distribuir la luz producida por la fuente, en la forma más adecuada a las necesidades.

Muchas luminarias modernas contienen sistemas reflectores cuidadosamente diseñados para dirigir la luz de las lámparas en la dirección deseada. Por ello, la remodelación de instalaciones viejas, utilizando luminarias de elevado rendimiento generalmente conlleva un sustancial ahorro energético, así como una mejora de las condiciones visuales.

Sistemas de control y regulación

Un buen sistema de control de alumbrado asegura una iluminación de calidad mientras es necesario y durante el tiempo que sea preciso. Con un sistema de control apropiado pueden obtenerse sustanciales mejoras en la eficiencia energética de la iluminación de un edificio.

Un sistema de control de la iluminación completo combina sistemas de control de tiempo, sistemas de control de la ocupación, sistemas de aprovechamiento de la luz diurna y sistemas de gestión de la iluminación.

Eficiencia energética en la iluminación