Guía del ahorro y eficiencia energética: Aislamiento térmico

Uno de los objetivos de la administración es reducir el consumo energético en los edificios, desarrollando medidas concretas que garanticen la mejora en la eficiencia energética de los edificios, tanto los de nueva construcción como los ya existentes. Estas medidas se recogen en el Código Técnico de Edificación aprobado por el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo.

El Código Técnico de Edificación:

  • Aislamientos térmico edificiosEstablece que los edificios dispongan de una envolvente que limite la demanda energética necesaria para alcanzar el bienestar térmico en función del clima y el uso del edificio.
  • Exige aislar los edificios por encima de unos mínimos cuando haya modificaciones, reformas o rehabilitaciones que afecten a más del 25% del total de los cerramientos con superficie útil de más de 1.000 m2.
  • Establece también que para edificaciones de más de 20 años o insuficientemente aisladas se estime aconsejable una rehabilitación térmica en la que se pueda alcanzar hasta un 50% en el ahorro de la energía consumida en calefacción y/o en refrigeración.

Ahorro de costes:

  • El coste invertido en las rehabilitaciones térmicas de los edificios se puede amortizar en 5-7 años, ya que la energía de un edificio puede desaprovecharse por completo si el edificio no tiene capacidad de conservación de esa energía.

También podemos conseguir mayor ahorro energético en nuestras viviendas aplicando otros consejos:

  • Si va a construir o rehabilitar una casa no escatime en aislamiento para todos los cerramientos exteriores de la misma. Ganará en confort y ahorrará dinero en climatización.
  • Instale ventanas con doble cristal, o doble ventana, y carpinterías con rotura de puente térmico. Entre el 25% y 30% de nuestras necesidades de calor son debidas a las pérdidas de calor que se originan en las ventanas.
  • Procure que los cajetines de sus persianas no tengan rendijas y estén convenientemente aislados.
  • Detecte las corrientes de aire. Para ello, por ejemplo, en un día de mucho viento, sujete una vela encendida junto a ventanas, puertas, conductos, o en cualquier otro lugar por donde pueda pasar aire del exterior. Si la llama oscila habrá localizado un punto donde se producen infiltraciones de aire.
  • Para tapar las rendijas y disminuir las infiltraciones de aire de puertas y ventanas, puede emplear medios sencillos y baratos como la silicona, la masilla o el burlete.
  • Cierre el tiro de la chimenea cuando no la esté usando.

Aislamiento térmico edificios