Caracterización de la envolvente térmica del edificio

El objetivo principal de este punto es poder caracterizar cada uno de los elementos constructivos que componen la envolvente térmica del edificio. Se entiende por envolvente térmica el conjunto de cerramientos que delimitan los recintos habitables con uso de vivienda (incluyendo zonas comunes de acceso), separándolos del ambiente exterior o de otros recintos habitables con otros usos, o no habitables, que a su vez estén en contacto con el ambiente exterior. Los elementos implicados son los siguientes:

  • Envolvente térmica del edificio - Certificado EnergéticoFachadas.
  • Huecos.
  • Otros muros en contacto con el terreno, con espacios no habitables y/o adiabáticos.
  • Cubiertas.  Techos adiabáticos.
  • Suelos en contacto con el terreno, con ambiente exterior, con vacío sanitario, con espacios no habitable y/o adiabáticos.

Para ello es indispensable conocer, además de las superficies, orientaciones, etc. de cada elemento constructivo de la envolvente del edificio, también es necesario obtener el valor de su transmitancia térmica. La cuantificación de esta propiedad se puede realizar a través de dos grados de aproximación:

  • Valores estimados
  • Valores obtenidos por cata

Valores estimados

En aquellos casos, en los que el técnico, tras un reconocimiento visual de un elemento concreto, pueda obtener suficiente información acerca de la composición del mismo, esta guía propone unos valores de transmitancia aproximados. Por ejemplo, en el caso de fachadas, sólo se le pide al inspector que identifique si es de una hoja simple o de doble, para asignarle un valor de transmitancia.

Las transmitancias estimadas que se han considerado en esta guía son las correspondientes a los valores más desfavorables dentro de las soluciones consideradas más representativas de cada elemento constructivo. Son valores muy conservadores, es por ello que se recomienda utilizarlos únicamente en aquellos casos en los que no exista ninguna posibilidad de realizar una cata para caracterizar los elementos.

Valores obtenidos por cata

En estos casos, tras la ejecución de una cata, el inspector ha identificado y caracterizado cada uno de los elementos componentes de un elemento de la envolvente. El conocimiento que se tiene de las características del elemento es mucho más riguroso, hecho que permite obtener un valor de transmitancia más ajustado al real.

La presenta guía recomienda el cálculo de la transmitancia de cada elemento constructivo de la envolvente térmica, mediante realización “in situ” de una serie de catas y observaciones.

Respecto a la ejecución de catas, podemos hablar de dos tipos, en función de la profundización en el conocimiento de las propiedades de los materiales que se quiera efectuar:

– Catas descriptivas (CD )

En general, para caracterizar la envolvente y determinar la transmitancia de cada elemento exigido en esta guía, se recomienda ejecutar unas catas “in situ”.

El objetivo es reconocer e identificar los distintos componentes de los elementos, indicando los materiales que los componen y sus espesores. Estos datos permitirán posteriormente determinar la transmitancia del elemento en cuestión mediante;

  • La identificación del tipo y subtipo de elemento de entre los contenidos en el Catálogo de Soluciones Constructivos de Rehabilitación, que nos informa sobre las características técnicas del mismo y en especial nos proporciona el dato relativo a la transmitancia.
  • El cálculo de la transmitancia realizado por el técnico según la metodología propuesta para ello en el Apéndice E- Cálculo de los parámetros característicos de la demanda del Documento HE1-CTE.

Dentro de los Anejos se han incluido diversos procedimientos de cómo ejecutar estas catas en los distintos elementos y las observaciones a realizar, los datos a obtener y, por último, cómo proceder para reponer las mismas.

– Catas con extracción de muestras (CM)

Es una cata descriptiva, CD, en la que se amplía información para cuantificar con más criterio las propiedades de un elemento. Una vez abierta dicha cata descriptiva, se extrae la muestra del material que se quiere investigar para realizar sobre él los ensayos en laboratorio que determinen una serie de propiedades, entre otras, la transmitancia térmica del elemento con una mayor fiabilidad.

La presente guía considera que la cata descriptiva es suficiente para la caracterización de la envolvente térmica del edificio y que no hace falta realizar otras pruebas de profundización más complejas que exijan la participación de laboratorios especializados, bajo unas normas de ejecución concretas. No obstante, si el técnico lo cree oportuno, puede realizar otros ensayos para completar o ampliar la información relativa a las características térmicas de la envolvente.