Medidas de ahorro energético en viviendas

Consumo de energía en viviendas 

La distribución del consumo energético, entre energía eléctrica y energía térmica, demandada por una vivienda, depende esencialmente de las instalaciones que comparten. Éstas pueden ser desde la mera iluminación hasta, en algunos casos, la compartición del agua caliente sanitaria.

ahorro energético en viviendas

En la Tabla 1 se muestra la distribución de consumo típico: calefacción, agua caliente, electrodomésticos, cocina e iluminación, aunque hay que tener en cuenta que existen grandes diferencias respecto a esta distribución, en función de la composición, orientación y dimensiones de la vivienda.

Distribución del consumo energético 

Generalmente en las viviendas se consume, por una parte, energía eléctrica, para su consumo en electrodomésticos, iluminación, etc. También es importante el gasto de combustible en calefacciones en los meses de invierno, teniendo éste mayor importancia en las regiones de inviernos duros.

ahorro energético en viviendasA la hora de realizar la distribución del consumo energético en las viviendas, se observa que debido a la gran variedad de los diferentes tipos de edificios, situación geográfica, combustibles y fuentes de energía utilizadas, es difícil hacer una distribución estándar del consumo de energía en las mismas, ya que existe una gran variedad en los porcentajes de consumo de los diferentes servicios.

Como se puede observar son sin duda las partidas destinadas a calefacción, agua caliente y electrodomésticos las principales consumidoras de energía de una vivienda, por lo tanto, los principales esfuerzos de éstas a la hora de realizar inversiones en ahorro energético, han de ir dirigidos a la reducción de dicho consumo, bien mediante la utilización de tecnologías más eficientes, bien mediante la elección de las tarifas más adecuadas.

Parámetros de eficiencia energética

El consumo energético de una vivienda supone uno de sus gastos principales. La calefacción, agua caliente y el uso de electrodomésticos son piezas fundamentales en la rentabilidad de la misma.

Por otra parte, no siempre un mayor consumo energético equivale a un mejor servicio. Se conseguirá un grado de eficiencia óptimo cuando el consumo y el confort estén en la proporción adecuada.

Desde este punto de vista, mediante una pequeña contabilidad energética a partir de los consumos anuales de energía eléctrica, así como de combustible y agua, se pueden obtener los ratios de consumo energético de la vivienda.

A partir de estos ratios, los profesionales del sector pueden clasificar su vivienda desde el punto de vista de la eficiencia energética, y tomar las medidas necesarias para reducir el consumo y coste de la energía.
Estrategias y medidas de ahorro energético en viviendas 

Para reducir el coste de los consumos de energía podemos:

  • Mejorar el aislamiento térmico del envolvente
    • Aislamiento térmico en fachadas
    • Aislamiento térmico de cubiertas y forjados
    • Doble acristalamiento y rotura de puente térmico en ventanas y balconeras exteriores
  • Optimización de las instalaciones
    • Calefacción
    • Climatización
    • Iluminación
    • Uso de energías renovables
  • Optimizar el contrato de potencia con la compañía eléctrica

Estas estrategias permitirán a la vivienda mejorar su eficiencia energética, optimizando el consumo y ahorrando energía, reduciendo costes.

Ahorro energético en viviendas