El reciclaje convierte materiales, que de otro modo se convierten en meros residuos, en valiosos recursos. Las botellas usadas, latas, periódicos, etc. son reutilizables y llevarlos a una instalación o punto de recogida, debe ser el primer paso para un camino que genera una gran cantidad de recursos financieros, ambientales y cómo no de beneficios sociales. Algunos de estos beneficios se acumulan tanto a nivel local como a nivel mundial.

Ahorro energético: El reciclajeEl reciclaje tiene una serie de ventajas entre las que destacamos las siguientes:

  • Ahorra energía
  • Reduce la emisión de gases de efecto invernadero que causan el cambio climático
  • Ahorra en recursos naturales como el agua, la madera, los minerales, etc.
  • Evita la contaminación causada por la fabricación de productos usando materias primas vírgenes
  • Reduce la necesidad de vertederos y los procesos de incineración
  • Incide positivamente en el empleo y en la competitividad de las empresas
  • Contribuye a preservar el medio ambiente para las generaciones futuras

El proceso de reciclaje consta de una serie de pasos que van desde la recogida de materiales reciclables hasta la puesta en valor de nuevo del mismo material. En efecto, todo proceso de reciclaje conforma un ciclo con las tres etapas que se indican a continuación:

Proceso de recogida y clasificación

El primer paso es la recogida y recopilación de los materiales reciclables que de otra manera serían simplemente materiales de desecho. Tras ser depositados en los lugares habilitados para ello (puntos pertenecientes al servicio municipal de recogida de residuos o centros especializados) comienza el proceso de clasificación y transformación para reconvertirlas en nuevas materias primas. Los productos reciclados se incorporan de nuevo al mercado como cualquier otro producto.

Proceso de elaboración

Ahorro energético: El reciclajeUna vez completado el paso anterior, los productos reciclados se someten a un segundo proceso de reciclado en el que mediante procesos específicos se obtiene el producto final ya reciclado y preparado para su comercialización. Productos típicos reciclados más comunes pueden ser periódicos, lastas de aluminio, envases de plástico o vidrio, hojas de papel, etc.

Proceso de venta

La compra del producto reciclado completa el ciclo de reciclaje. En este punto la implicación del consumidor es esencial para el éxito de todo el proceso, puesto que si no compra productos reciclados todo el proceso no sirve de nada. Actualmente el consumidor exige productos que sean respetuosos con el medio ambiente y los fabricantes de estos productos se esfuerzan cada vez más en ofrecer su mercancía con gran calidad pero reciclados.

En el proceso de reciclaje hay que tener en cuenta que hay muchos residuos que no tienen cabida en los diferentes tipos de contenedores repartidos por la ciudad. Son residuos que por su volumen o toxicidad, o por la frecuencia de su producción, exigen unas instalaciones de recogida particulares. A tal fin existen los puntos limpios. En estos centros se recogen esos productos que, ya sin valor, han de separarse del resto de los residuos para prevenir las consecuencias negativas que pueden generar por si mismos o por la contaminación secundaria de los subproductos del reciclado o compostaje.

En el sector Comercio hay que tener en consideración la existencia de estos centros de reciclaje puesto que pueden generarse este tipo de sustancias agresivas al medio ambiente. Estos son algunos ejemplos:

  • Envases de productos de limpieza
  • Insecticidas
  • Pinturas y barnices
  • Lámparas fluorescentes
  • Pilas
  • Aceites
  • Baterías

En los puntos limpios se disponen contenedores específicos para cada uno de estos tipos de residuos considerados tóxicos y peligrosos, cuyo tratamiento exige su separación de los otros residuos.

Cualquier comerciante o ciudadano puede utilizar los Puntos Limpios para entregar: electrodomésticos, muebles y enseres, podas y siegas, radiografías, medicinas, ropa usada, botes de pintura, botes de spray, vidrio, papel, neumáticos, escombros, etc.

Ahorro energético: El reciclaje